El Yess Too vuelve a ser el más rápido en la subida hasta el Carrumeiro Chico

· El velero portugués Yess Too del Monte Real Club de Yates volvió a ser un año más el más rápido en alcanzar y virar el Carrumeiro Chico en la etapa inaugural del 45º Conde de Gondomar – Trofeo Banco Sabadell

· Un viento estable y constante y la igualdad entre muchas de las tripulaciones hizo de la regata una prueba reñida con prácticamente toda la flota bastante agrupada durante el recorrido hasta la roca de la ría de Corcubión

· La etapa del Carrumeiro finalizará bien entrada la madrugada y si se mantienen las buenas condiciones y el Yess Too sostiene el ritmo podría romper el récord que ostenta el Cenor & De Dietrich

Salida rumbo al Carrumeiro Chico en el 45 Conde de Gondomar Trofeo Banco Sabadell – Foto José Ramón Louro

El velero portugués Yess Too volvió a ser un año más el barco más rápido en alcanzar el Carrumeiro Chico en la etapa inicial del 45º Conde de Gondomar – Trofeo Banco Sabadell, que se inauguró este viernes con la prueba más larga y emocionante de la competición.

La tripulación del Swan 45, armada y patroneada por Rui Ramada y luciendo grímpola del Monte Real Club de Yates, viró la roca de Corcubión a las siete y seis minutos de la tarde, ocho horas después de haber salido de Baiona, y logró repetir la hazaña lograda en la edición anterior.

Imágenes: Miguel Torrão

Un viento estable y constante, siempre por encima de los 14 nudos y con rachas de hasta 25; y la gran igualdad entre muchas de las tripulaciones, hizo de la regata una prueba muy reñida y emocionante, con prácticamente toda la flota muy agrupada durante el recorrido hasta la roca de la ría de Corcubión.

La salida se dio puntual según lo previsto y a las once de la mañana los 8 barcos participantes emprendieron la aventura, previo paso por una boya de desmarque y por la baliza de Carallones.

Pese a empezar con un fuera de línea y tener que penalizarse, el Magical de Julio Rodríguez pudo recuperar el ritmo y logró ser el más rápido en cruzar esos dos primeros puntos del recorrido. Anunciaban los del Real Club Náutico de Vigo que estaban dispuestos a dar guerra en la regata, y eso fue lo hicieron durante toda la prueba, manteniéndose siempre entre los barcos en cabeza y logrando ser los segundos en virar el Carrumeiro, a 11 minutos del Yess Too. La táctica del vigués Gonzalo Araújo fue el plus con el que contó la tripulación del Swan 42.

El Magical de Julio Rodríguez pasando por Carallones – Foto José Ramón Louro

En el paso por Carallones se vivió una de las pocas polémicas de la jornada, motivada por la proximidad del Arroutado y el Yess Too, que se acercaron demasiado en una maniobra. Se intercambiaron unos cuantos gritos pero el incidente finalmente quedó en nada y ambos siguieron rumbo al norte, sin alejarse nunca demasiado del grupo, aunque finalmente optaron por diferentes estrategias.

El Yess Too y el Arroutado pasaron Carallones muy ajustados – Foto José Ramón Louro

Mientras que los portugueses se abrieron más hacia el mar, los de Portosin, con José Manuel Pérez al frente y Javier de la Gándara ejerciendo de mano derecha, optaron por pegarse más a la costa. Fueron a muy buen ritmo durante toda la prueba, ciñendo con facilidad, y lograron ser los cuartos en cruzar el Carrumeiro, 24 minutos después del primero.

Javier de la Gándara navegó con el Arroutado de José Manuel Pérez – Foto José Ramón Louro

Por delante de ellos, en tercera posición, el Aceites Abril, de los hermanos ourensanos Pérez Canal, que consiguió sacarle 3 minutos a los sonenses y hasta 20 minutos al Pairo VIII de José Luis Freire, su rival más directo en este tipo de competiciones. Tras virar el Carrumeiro, Luis Pérez Canal se mostró muy satisfecho por la navegación realizada porque, aunque no pudieron alcanzar a los rápidos Swan, sí lograron mantenerles el pulso, evitando que se alejaran demasiado, lo que podría beneficiarles en la compensación de tiempos final.

El Aceites Abril de los hermanos Pérez Canal pasando por Carallones – Foto José Ramón Louro

El Marías de Manuel María Cunha fue el quinto barco en alcanzar el punto de retorno.

El Marías de Manuel María Cunha – Foto José Ramón Louro

Lo hizo a las siete y cuarenta de la tarde, seguido del Pairo VIII patroneado por el joven Luis Bugallo, que pasaba siete minutos después por la roca de Corcubión.

José Luis Freire volvió a subir un año más al Carrumeiro con su tripulación – Foto José Ramón Louro

Así las cosas, a esta hora (20:30), de los barcos que iniciaron la regata, todos salvo uno continúan en liza, con varias horas de navegación por delante, y no se espera que ninguno logre cruzar la línea de llegada hasta entrada la noche. Una vez se conozca el ganador en tiempo real y las marcas del resto de participantes, el cálculo de números revelará la identidad del vencedor en tiempo compensado, que se convertirá en un firme aspirante a lograr la victoria absoluta del 45º Conde de Gondomar – Trofeo Banco Sabadell.

Mañana sábado será una jornada de descanso para ellos y tomarán el protagonismo el resto de ORCs en la competición, incluidos los monotipos J80 y Fígaros. Para este grupo, que se disputará la Regata Erizana, el comité de regata preparó el habitual recorrido de vuelta a Ons, virando el Camouco, una prueba que saldrá al mediodía desde la bahía de Baiona. Por la tarde, una vez finalice la costera, el Monte Real Club de Yates ofrecerá a los regatistas una cena marinera.